Queridas amigas y amigos

12 09 2013

Espero que todo os vaya bien.

Imagino que habréis visto –y comentado- la multitudinaria cadena humana por la independencia que recorrió 480 km de Cataluña. Y aún tendréis presente la manifestación del año pasado.

Inevitablemente, aquí se habla de todo esto. En general, con emoción y expectación, aunque también hay dudas y matices y, en algunos casos, fuertes discrepancias.

Algunas veces también he hablado del ‘tema’ con vosotros, con algunos más que con otros (y, por cierto: en general, además de comprensión, he notado interés real por entender. Gracias!). Sea por amistad o, almenos, por la complicidad tejida a partir de compartir espacios y proyectos, está claro que todo esto nos afecta. Por ello, y dada la velocidad toman las cosas, me ha parecido necesario ‘hablar’ con vosotros. Lo que sigue, no es un artículo, ni una tesis doctoral, es una carta, a modo de conversación cariñosa y sincera, con todas vosotras y vosotros.

¿Qué es lo que pasa?

No sé si habéis paseado el último año por Barcelona. Si lo habéis hecho, habréis comprobado que hay muchas banderas catalanas e independentistas en balcones y ventanas. Cada año, por la Diada, la gente las pone. Pero, la novedad, es que desde la Diada del año pasado… ya no se han quitado. Y llevamos un año así. No he visto nunca en una ciudad algo semejante. Y no pasa solo en Barcelona: es así en todos los pueblos y municipios de Cataluña. Solo con este dato, ya se puede entender que la sociedad catalana está en estado de agitación.

¿Porqué ha pasado?

Podríamos mirar hacia atrás: la transición, a veces tan alabada, pasó de puntillas sobre demasiadas cuestiones. Entre otras, el estado autonómico se creó para descentralizar el poder pero también con la intención de desactivar –no resolver- las reivindicaciones nacionalistas. Y, ya se sabe, los asuntos que quieren taparse, al final, terminan por reaparecer. Y con más fuerza.

Pero el último decenio ha sido determinante: Cataluña (claro, no toda la gente pero sí la mayoría representada en el Parlament) quiso resituar su papel y relación con el Estado, en parte por una cierta sensación de final de etapa que se había instalado en buena parte de la sociedad catalana. Las diversas tradiciones y sensibilidades del catalanismo –que abraza a todas las fuerzas políticas menos el PP y Ciutadans- encontraron un punto común: proponer un encaje federal, partiendo de la asunción del carácter nacional de Cataluña. Eso, más varios desaguisados en términos de protagonismos y tacticismos, fue el Estatuto de 2005.

La reacción mayoritaria por parte del Estado fue dura: obviamente, por la práctica totalidad de la derecha española y los medios afines, pero también por buena parte de la izquierda política, social y mediática. Lo recordaréis: hubo mucha bronca. El Congreso rebajó el Estatuto. El pueblo catalán lo aprobó. Y, aún así, el Tribunal Constitucional censuró algunas partes más.

Más allá de determinar aciertos y errores en ese complejo proceso, las percepciones mutuas cambiaron: la mayoría de la sociedad española parecía harta de las peticiones recurrentes de Cataluña y, por el otro lado, buena parte de la sociedad catalana se quedó con la sensación que el sistema político, jurídico y mediático español no podía admitir una Cataluña tal y como la mayoría de sus ciudadanos querían ver representada. Y, ahí se abrió el boquete: sino nos quieren como somos, o queremos ser, ¿por qué tenemos que quedarnos?

Es cierto que el independentismo, desde sus orígenes minoritarios y vinculados a la izquierda extraparlamentaria, llevaba años consolidándose, pero ahí empezó a crecer de verdad, rompiendo barreras y siendo compartido por gentes de procedencias, ideologías y sentimientos muy diferentes. Aunque ya había signos precedentes (consultas ciudadanas, manifestación derecho a decidir, etc.) la Diada de 2012 fue un punto y aparte. Sin posibilidad de disimulo, reflejó que la mayoría del catalanismo social y político cambiaba su eje: del autonomismo al soberanismo, pasando por el derecho a la autodeterminación.

Algunos análisis insisten en que todo esto ha sido ‘creado’ por líderes políticos a través del control de los medios de comunicación. Me parece una interpretación muy forzada. Más aún si se habla con datos en la mano: las cadenas estatales de televisión (privadas y públicas), todas juntas, suman mucha más audiencia que las cadenas catalanas (básicamente, una y pública); los periódicos de mayor tirada nunca han sido independentistas; las élites económicas y financieras estaban, y están, muy lejos del soberanismo… Y, así, podríamos seguir.

Mas y CiU se vieron arrollados por la manifestación de 2012: intentaron otros lemas y hubieran preferido otros resultados, pero no pudieron obviar los que fueron.

Y es que, en parte, es la ciudadanía la que marca el paso. Y algunas élites están incómodas: acostumbradas a condicionar la agenda política, ahora ven que las movilizaciones populares influyen más que ellas. Cierto, la democracia no siempre asegura cosas buenas: la gente puede equivocarse. Pero, las élites –¿alguién puede dudarlo a estas alturas?- ¡también se equivocan!

Solo por eso, lo que se está viviendo en Cataluña es muy interesante. Incluso para la gente que no comparte el objetivo soberanista resulta apasionante ver algo que se impulsa desde abajo, en clave de “proceso constituyente”: queremos esto, vamos a intentarlo y a ver que sale. ¿Riesgos? Inmensos. ¿Dificultades? Todas. Pero se está haciendo camino porque la gente quiere andarlo.

¿Tiene vuelta atrás?

¿Sería posible una solución que, más allá del estado autonómico y sin llegar a la soberanía, ofreciera un encaje más realista del Estado y de su plurinacionalidad? Sí, sobre el papel.

Pero… no parece que vaya a concretarse. Creo que poca gente lo espera ya en Cataluña. Aunque, lo más relevante, es que parece que ningún sector con poder real en el Estado esté dispuesto a ofrecerlo. Diría que esta sensación es uno de los factores que más ha influido en la extensión social del independentismo: antes, la gente veía –aunque lo deseara- poco probable un Estado catalán y apostaba por un Estado español plurinacional. Ahora, lo segundo parece aún más inalcanzable que lo primero, con lo que la independencia parece menos utópica.

Y, sobretodo, algo que se olvida a menudo: el cambio generacional. Se entró en democracia con el recuerdo vivo del franquismo. Alguna gente aplazaba ideales políticos sencillamente por miedo. La sociedad catalana de hoy puede temer muchas cosas, pero no al franquismo. Y se expresa como quiere y siente.

¿Y, qué va a pasar?

Según dicen las encuestas, según se puede interpretar de los resultados electorales y según se puede percibir en la calle, una mayoría -justa pero mayoría- de ciudadanas y ciudadanos catalanes optarían, ahora mismo, por la independencia. Algunos, solo con la idea de tener un estado ‘propio’, un estado catalán. Otros sectores, más críticos, con la voluntad de cambiar todo lo que se pueda, de hacer algo mejor, más atrevido y atractivo que los Estados típicos. Vaya, querrían un estado catalán, sí, pero un estado diferente.

Cuándo mucha gente quiere irse, puedes intentar seducirla, pero no puedes ignorar su opinión. Pretender que no hay un problema de encaje entre Cataluña y España es, hoy por hoy, absurdo. Y negar que, en el Siglo XXI, la opinión de la gente deba ser tenida en cuenta es insostenible.

Aún observo como demasiados políticos y analistas –me refiero a los serios y demócratas, los otros… en fin- que vienen a decir: ‘es respetable lo que se pide en Cataluña pero ¡la Constitución no lo permite!’ Como si eso fuera algo inmutable, un designio de los Dioses ante el que no cabe acción humana posible… No es serio pretender que un texto que no tiene ni 40 años –y fruto de un contexto determinado- pase a ser base y punto final de la discusión sobre el modelo de convivencia de gentes y pueblos que hace muchos más años que existen.

Sé e intuyo que muchos de vosotros compartís que no se puede negar a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña el derecho a decidir su futuro político. Pero seguramente a algunas y algunos os inquietan varias cosas del proceso y, por otro lado, os produce tristeza un escenario de posible separación.

Sobre lo primero: sin duda. Hay aspectos que pueden inquietar del proceso. A mí, y a muchas personas. Pero, la verdad, esto pasa en cualquier proyecto: aún compartiendo una idea ves propuestas, concreciones y actitudes que no te gustan.

Si hasta en manifestaciones de 250 personas por un tema muy preciso uno puede ver pancartas que le incomodan… ¡imaginaros en un proceso que moviliza a centenares de miles de personas!

Pero, cuidado: los problemas que puedan entreverse en este proceso soberanista no pasan solo aquí. Pasan en muchos sitios. A algunos nos gustaría que todo fuera impecable, y vamos a luchar para que así sea, pero no sería justo menospreciar el proceso soberanista catalán por tics y dinámicas que están más que asentadas en todos los Estados del mundo, también el español por cierto.

Por lo demás, de la misma manera que se observan cosas que desafinan, también uno puede ver como desde dentro del soberanismo hay ‘mecanismos de autocontrol’: visiones que matizan, alertas sobre derivas chungas, descalificación de sandeces y crítica contundente a la xenofobia.

Sobre la tristeza por la separación.

Solo os puedo decir una verdad que seguro compartís al 100%: los lazos están para disfrutarlos, con o sin fronteras. Si yo y vosotros hemos desarrollado empatía, complicidad y querencia por personas y pueblos de lugares bien lejanos con los que ni remotamente compartimos Estado o continente, ¿porqué no podemos, porque no deberíamos poder mantener y ampliar los lazos con aquellas personas que ya hace años que los llevamos manteniendo? Una hipotética independencia de Cataluña no tendría que suponer distanciamiento emocional o ruptura de lazos con las personas del resto del Estado. No más, en cualquier caso, que la situación actual.

Vaya, por mi parte, viendo con un entusiasmo crítico lo que está pasando en Cataluña, algo tengo más que claro: el cariño, el disfrute, los lazos, las relaciones tejidas, los proyectos e ilusiones compartidas con todas vosotras y vosotros, forman un patrimonio demasiado querido y apreciado como para que un eventual cambio político, inminente o futuro, los pueda afectar.

Seguimos hablando. Algo que, además de interesante y divertido, ahora es más sano y necesario que nunca.

Un fuerte abrazo,

Advertisements

Accions

Information

36 responses

12 09 2013
Alfons Banda

Moltes gràcies Jordi. Vagament havia pensat en fer algun text en aquest mateix sentit. El teu m’agrada molt. Crec que no ens hem de cansar de repetir missatges en aquest sentit.

14 09 2013
jordiarmadans

Moltes gràcies Alfons!
Una forta abraçada

12 09 2013
Jordi Oriola Folch

Molt bé la carta Jordi.

I perdona, però dius: “Las diversas tradiciones y sensibilidades del catalanismo –que abraza a todas las fuerzas políticas menos el PP y Ciutadans- encontraron un punto común: proponer un encaje federal (…) fue el Estatuto de 2005.” i no és del tot correcte perquè C’s encara no existia llavors. Es van presentar per primera vegada a les eleccions de 2006, precisament com a reacció al procés de l’Estatut.

(Per cert, per mi l’Estatut proposat pel Parlament ja era descafeïnat per intentar un consens del 90% de la cambra, i tenint -per mi- massa en compte que a Espanya això o allò no agradaria, llavors encara el van esquil·lar a Madrid, de manera que vaig acabar votant que ‘no’. Quan encara el van tornar a esquil·lar al Constitucional… estava més que clar que era massa el que se’ns demanava per restar a l’Estat…)

Aquests dies sembla que tots necessitem posar blanc sobre negre. Jo he escrit alguns pensaments a “L’independentisme català: Foto de conjunt”: http://www.jordioriola.blogspot.com/2013/09/independentisme-catala-foto-de-conjunt.html

14 09 2013
jordiarmadans

hola jordi, m’agrada la teva carta. Hi coincideixo molt àmpliament.

gràcies per l’aportació!

pd: No em referia a aquell moment sino que estava definint quins partits queden fora del catalanisme. I, encara que el 2005 no hi fossin, em semblava impossible que a ulls d’avui no esmentar-los. A l’Estat, coneixen bé el Rivera i els Ciutadans..

14 09 2013
Jordi Oriola Folch

Ok, jordi, entenc el que dius!
Una abraçada!

12 09 2013
Marta

Admiro la teva capacitat i ganes d’explicar encara després de tants anys de pedagogia fallida

14 09 2013
jordiarmadans

Gràcies. Pero no et pensis Marta, hi ha gent que escolta i, sobretot, hi ha gent que entén, encara que no sigui molta 😉

12 09 2013
Cristina

¡Geniales tus palabras! Soy catalana, de familia cordobesa, y me emociona el proceso que se está viviendo en mi tierra. Para mí el independentismo refleja justicia social e histórica, y lo estamos viviendo con mucha ilusión. Nos unimos a tu labor de diálogo, ¡mil gracias!

14 09 2013
jordiarmadans

Gràcies Cristina!

12 09 2013
Florencio Compte

Mucha gracias por la carta. Un tema complejo explicado con claridad. Soy catalán de ultramar, descendiente de uno que como muchos tuvo que salir de su tierra en busca de mejor fortuna, pero el sentimiento catalanista siempre se ha conservado. Hoy miramos con ilusión este proceso

14 09 2013
jordiarmadans

Gracias Florencio!

13 09 2013
Jordi Colomines Companys

Penso que qualsevol opció política li cal moltes dosis de crítica constructiva i el teu text em sembla ajustat a aquest esperit crític que cal per avançar en qualsevol direcció. Amb millor o pitjor encert també he intentat fer la meva reflexió en el meu bloc que t’interessa pots veure a

http://jordicolomines.blogspot.com.es/2013/09/11-de-setembre-de-2013-un-pas-historic.html

Una salutació cordial

14 09 2013
jordiarmadans

gràcies jordi. Interessant el teu post. M’agrada la darrera reflexió: no serà un camí de roses però és una il·lusió que ningú pot embrutir-nos

13 09 2013
Carlos

Soc madrileny i berlinés: A mí el process me da molta tristessa. Vaig trevallar a Barcelona temporadees i tinc familia a Catalunya. Pero no pot fer como el avestruz i negar el que está pasant (paso al castellano porque mi catalán es de andar por casa). Siempre me sentí bien acogiddo y el hecho de que intentase aprender catalán era más valorado que logros profesionales. Por eso sé, que con un poquito de esfuerzo por parte de los creadores de opinión de la caverna y con un poquito de sensibilidad por parte de los partidos estatales, la cosa nunca habría llegado hasta aquí. En 2011 -cuando el 15M- se produjo por unos meses una ilusión coelctiva y la gente de Madrid y Barcelona “acampaban virtualmente juntas”. Recuerdo intentos de redactar una wikiconstitución que partían de Cataluña. Pero un año más tarde no quedaba nada de aquello. Creo sinceramente que 2+2 son 5 y que mejor juntos que separados. Pero entiendo el asco que da la política española.
No me gustan los argumentos que se usan para que Ctaluña NO sea independiente. Se dice que no sería viable: ¿por qué no si los países bálticos o algunas repúblicas ex-yugoslavas lo son? Se dice que saldrá de la UE: menudo error dar la espalda a quien sería el primer socio estratégico de España: ese espacio de poder lo ocupará Francia. Se dice que un referendum es anticonstitucional: no sé quñe sería el referendum de 1976 respecto a las leyes franquistas, pero se hizo encaje de bolillos.
Para mí sólo hay dos argumentos: los votos y la demografía. En grandes números, el 50% de los catalenes quiere la independencia y el 50% no la quiere. Con los números así: negarse a una consulta es absurdo. Pero un país independiente con un 50% de gente que es exranjera en tu propia casa no es inteligente: de repente el 50% no “estaría cómoda” o “no encajaría” en Cataluña. Hay un tercer factor que no es democrático, pero existe. La Realpolitik. Los estados pequeños acaban en la órbita de los grandes. No sé si Holanda, Austria, Chequia y Eslovenia pueden ser soberanas económicamente de Alemania o si muchos antiguos países de la antigua órbita soviética son soberanos realmente de Rusia. Tarde o temprano, Cataluña estaría en la órbita de España o Francia. Con los votos y la demografía en la mano – y conociendo la Realpolitik, para mí lo más inteligente es crear una federación de verdad. No la de Rubalcaba. Dos estados que comparten instituciones comunes y recursos comunes. Es verdad que hay un Estado con más poder que el otro en la federación, pero es verdad que como autonomía Cataluña nunca podría tener la capacidad de negociación que le confiere ser socio. No es lo que le gustaría a mucha gente en Cataluña ni a mucha gente en España, pero creo que es lo más viable.
Lo dejo para meditar

13 09 2013
Daniel

Naci en Madrid y soy de izquierdas. Quizás por eso lo del nacionalismo nunca me ha llamado lo más mínimo. Quizás por eso y porque tengo muchas/os y muy buenas/os amigas/os en Catalunya, me da tanta pena lo que esta pasando, pero tiene razón él Jordi, lo que nos ha unido no ha sido ni una bandera ni un hizmo, sino el cariño, la música, las ideas, las confrontaciones, los acuerdos y los desacuerdos, el Real Madrid y el Barça. Pase lo que pase y decidáis lo que decidáis (yo estaría más en la vía que plantea Carlos) no dejaremos de ser amigos. Salut

14 09 2013
jordiarmadans

Muchas gracias por tu comentario Daniel.
Sí, estoy convencido de ello: si lo importante es lo importante, lo importante debe pasar por encima de lo secundario: banderas y fronteras.
Saludos

13 09 2013
Carles V

Sobre los números: 55% a favor, 24% en contra, por ahora, sin haberse iniciado la campaña por el referéndum. No hay opciones para seguir dentro de España. Esos resultados en un referéndum dan un 65% o más de votos favorables a la secesión.
Sobre la política: la influencia internacional de Catalunya como estado será la que será, la que se gane. La influencia actual internacional de Cataluña es 0, de hecho menos porque las negociaciones españolas muchas veces o han ninguneado o han sido directamente hostiles a los intereses de Cataluña.
Vamos a ver, Dinamarca está en la órbita de Alemania? Pues eso.
Nunca dejaremos de ser amigos y nunca romperé mis lazos de amistad con tantos y tantos españoles. Espero que España quiera mantenerlos, pero aunque prefieran resolverlo de forma hostil, esos lazos los mantendré.

14 09 2013
jordiarmadans

Ben d’acord Carles V
Salut!

14 09 2013
jordiarmadans

Muchas gracias por tu aportación Carlos.
Planteas angustias personales que respeto enormemente. Es, en buena parte, el motivo de la carta. Pero creo que lo más importante de lo vivido entre Cataluña-España, los lazos humanos, deberían mantenerse en cualquier escenario de futuro.
Obviamente, una independencia catalana ni es fácil ni es obvia. Pero algunas independencias de los últimos años tampoco parecían viables y ahí están.
Saludos!

13 09 2013
Joaquim

Caram Jordi, no se qui ets, he aterrat al teu blog rebotat del Facebook.
Opino com la Marta, després de tants anys de pedagogia fallida i de topar sempre amb una paret, fins i tot en Jordi Pujol pare, que durant molts anys si va deixar les banyes, ha tirat la tovallola.
No es pot seguir parlant amb qui no et vol escoltar. Quan en una relació les coses no funcionen per alguna de les dues parts i hi ha esperit conciliador, la part perjudicada (per dir-ho d’alguna manera) busca ajuda fins i tot d’intermediaris (amics, psicòlegs, professionals del tema) per mirar de reconduir la situació, jo crec que per sentiment de culpabilitat al demanar espai propi, llibertat en definitiva. Però quan l’altre part exerceix la part dominant, diu que si que, que si, que ho entén, que ho intentarà però en realitat no te cap intenció de canviar les coses continuen igual o pitjor, es un exercici de cinisme.
Jo ja no crec ni en el referèndum, que no autoritzaran perquè qui decideix no es l’afectat sinó l’altre part, sinó en una declaració d’independència, amparada en el dret internacional.

14 09 2013
jordiarmadans

hola joaquim, sí això ja passa en el món d’internet i les xarxes socials: acabes en llocs ben insospitats 😉

Certament, tradicionalment i ara, ha fet falta molta capacitat de comprensió per part de la resta de l’Estat. Però també cal reconèixer que sempre hi ha hagut alguna gent, per poca que fos, que ha parat l’orella honestament i sincera.

I, ara, tinc la sensació que alguna gent que tradicionalment ho menyspreava tot, ara s’ho miren amb uns altres ulls: no poden negar la realitat!

Salut

13 09 2013
Sebastià

Hola Jordi, admiro la teva voluntad pedagògica respecte la bona gent tot i que crec que ja hem fet salat. Et deixo un article del 2010″, del Suso, per mi clarivident i que ajuda a comprendre a qui vulgui escoltar. Una abraçada. Sebastià
http://elpais.com/diario/2010/08/08/galicia/1281262694_850215.html

14 09 2013
jordiarmadans

Gràcies Sebastià.
Sí, en Suso és un dels que habitualment ens entén i vol fer comprendre perquè cal entendre’ns.
Salut!

15 09 2013
Vicky

Realmente me da mucha pena lo que esta pasando. Nunca he comprendido los nacionalismos. Soy española, manchega, nací y vivo en una tierra que esta a años luz de Cataluña. Me pregunto si otras regiones de España como la mía, no deberían ser las primeras que solicitaran la independencia. Digo esto como profesora de historia que soy y, en base a mis estudios, es claro que la independencia a lo largo de la historia siempre se ha reivindicado por parte de las zonas más pobres, no al contrario.
Tengo muy buenos amigos en Cataluña y jamás se les ocurre decirme nada de la independencia, conocen mi tierra, saben que jamás La Mancha ha sido favorecida en nada económicamente. Y también saben que, a pesar de nuestras diferencias, nos unen muchas cosas: una historia común, una lengua, un humor y forma de ver la vida más amplia de lo que muchas personas intuyen o niegan, etc. Y estos amigos de los que hablo son historiadores como yo y muchas veces sonreímos al ver como se manipula la historia.
Por ultimo, he de mencionar que yo no tengo ningún problema en que se celebre un referéndum para que Cataluña manifieste si desea seguir formando parte o no del Estado español. Y si sale que desea la independencia, no pasa nada, es un derecho legítimo. Pero, indudablemente, hoy día la Humanidad ha de buscar con más fuerza que nunca el estar unida, no crear más fronteras y Estados.
Lamento no poder escribir nada en catalán, vivo en un país que en sus escuelas no se ofrece aprender las lenguas que se hablan en el, una pena.
Todo mi respeto y cariño hacia mi admirada Cataluña. Muchas gracias,

17 09 2013
jordiarmadans

Hola Vicky, gracias por tu aportación.
Ciertamente nos unen muchas cosas. También con otros pueblos y culturas del mundo.
A mí, una independencia que en vez de favorecer lazos solidarios desde la libertad, cree barreras y rompa vínculos, no me interesa para nada.
Saludos!

15 09 2013
#ViaCatalana Estaba allí / Hi era / I was there | Graellsbloc

[…] en ambos lados; en mi argumentación me serían especialmente útiles los de otros conciudadanos (Jordi Armadans, Ismael Peña-López, por ejemplo). La intención de este escrito no es entrar a discutir aspectos […]

16 09 2013
Manu

Muy buenas he llegado a este blog de casualidad y la verdad aunque no comparto muchas de las cosas que se dicen en él con respecto a Catalunya se agradece, y mucho, la mesura y la labor de didáctica por aportar matices a un debate que, ya de por sí, está muy polarizado.

Yo como salmantino/madrileño entiendo perfectamente lo que puede sentir un catalán que quiere independizarse. A este lado del Ebro hay más comprensión de la que a veces pudiera parecer. De hecho, si viviera en Catalunya posiblemente fuera independentista también. En cierto modo es una idea cautivadora, ilusionante, esperanzadora… Cómo para no subirse a ella! Pero da la casualidad que vivo en Madrid y asisto, con cierta impotencia y dolor, a un proceso de ruptura por el que no puedo hacer nada. Y desde aquí las cosas se ven de otra manera. Se dice muchas veces, y con bastante razón, que la derecha mediática y ciertas actitudes de los gobiernos españoles han sido una fábrica de independentistas. No lo niego. Lo han sido. Aunque he de decir que parece que el ABC tiene más lectores allí de los que los tiene aquí. Además da la sensación de que las opiniones más mesuradas (que también las hay, incluso en prensa) no tienen cabida allí. Es una pena que los voceros se hayan apropiado del debate. Se habla del Estatut. No sé hasta qué punto es un asunto político que se ha trasladado a la calle. Me explico, tú preguntas ahora mismo a un madrileño, a un salmantino o a un gallego medio cuál es el artículo uno de su Estatuto de Autonomía y ya te digo yo que no tiene ni idea. Con esto quiero decir que tal vez se ha “politizado” en exceso la vida pública de los catalanes, sin negar, ojo, el poder y el papel que la sociedad civil están jugando en el proceso…

Muchos de los argumentos esgrimidos son puramente sentimentales y en sentimientos nadie puede entrar porque son siempre legítimos. Si uno se siente solo catalán ya puede venir el TC a decirle que es español porque su DNI lo dice, que él se seguirá sintiendo solo catalán. Hay una España (no tan callada como algunos dicen) que admira y respeta a Catalunya, con sus virtudes y sus miserias, que también las hay. Y aunque me parezca legítimo que los catalanes decidan libremente tu futuro, creo que no se ha valorado con frialdad y distancia el coste político, económico y sobre todo social que tendría una futura independencia de Catalunya.

Perdón por la extensión y de nuevo mi agradecimiento al autor por su opinión tan razonada y respetuosa.

17 09 2013
jordiarmadans

Gracias por tus palabras Manu.
Sí, tienes razón: los sentimientos son parte importante en este debate. A veces pienso que muchas reflexiones, en el fondo, se explican-justifican por los sentimientos que uno tiene.
Interesante tu blog!
Saludos

21 10 2013
Josep Comas Font

Uno de los principales problemas es que en Catlunya, en ninguna de las elecciones más del 10% de la población ha votado al PP y si estamos en el estado español, el PP nos va a gobernar como mínimo la mitad del tiempo. esto no es soportable a medio plazo.
Además, os imagináis un estado español sin ejército? El tener un estado propio nos abre muchas puertas que seguro muchos de vosotros querríais abrir. Lastimosamente, no parece posible abrirlas en un estado español a corto medio plazo y si en un nuevo estado. Y esto poco o nada tiene que ver con nacionalismo. Estoy seguro que esta revolución que se está haciendo en Cataluña también hará que los españoles se den cuenta que elos también pueden hacerla. Pero el proceso creo que es necesario.Un saludo,

17 09 2013
Med

Hola a tots,
m’agradaria començar dient el mateix que molts: acabo de coneixer el teu blog a través de facebook i et vull felicitar pel poc que he pogut llegir a part d’aquest post.
Dir que aprofito el teu post per aportar la meva opinió al problema de fons: perquè s’ha creat un estat d’opinió majoritari(?) a marxar d’Espanya. Com s’ha construit la base identitària que ha fet que molts s’apuntin ara al carro.
Entrant en el tema en questió, dir que porto mes de mitja vida aqui pero no em sento català. Barceloní si que m’hi sento molt, pero català no. I perquè?. Doncs perque, tot i que sempre se m’ha tractat molt bé (també per la meva procedència d’una altra part dels “països catalans”), he pogut veure que es un poble que construeix la seva identitat a partir de desprestigiar sistemàticament espanya als mitjans de comunicació (uns cops amb molta raó i altres amb gens: la qüestió es desprestigiar) i on el políticament correcte sempre ha estat fer això evident a les converses mes o menys socials.
Es una nació que genera la seva identitat apartir de negar una altra nació. No suma, resta. Es el típic joc dels nacionalismes: afirmo la meva identitat apartir de negar les altres. Construeixo així una diferència fictícia, ja que només existeix al cap dels que ho creuen. Com la religió: existeix perque existeix als caps de les persones que hi creuen. Es una questió de fe.
La demostració física de la nació, fins ara ha sigut l’estat; l’estat nació, causa de tantes i tantes guerres. Jo, dintre del procés que ara ens trobem, de voluntat de construir un nou estat-nació, òbviament m’hi posiciono en contra. Si penso que els estats-nacio europeus s’han de dil.luir ja per sempre mes dintre d’europa i que els estats han de cedir sobirania cap a dalt (europa) i cap a baix (regions, mancomunitats, muncipis,…) i sobretot cap al ciutadà (per intentar rompre aquesta farsa de democràcia), no trobo cap sentit a l’idea de crear un nou estat dintre d’europa.
Jo, que no he tingut una bandera mai a les meves mans (sempre m’han causat incomoditat), amb tot el que això implica, aquest posicionament crític amb la manera contemporània de construir la identitat catalana sense caure en la crítica nacionalista reaccionària (tipus ciutadans; per cert l’únic que m’agrada d’ells es el seu nom; el PP sempre ha estat allà estirant desde l’altra banda de la corda) es l’única via possible dintre de d’un moment amb tant oprtunista que de la nit al dia ha passat a dormir dintre de banderes quan no ho havien fet mai.
Per no allargarme mes i aburrir-vos totalment, no entraré a explicar el model d’estat que penso que s’hauria d’aplicar dintre d’Espanya i Europa, ni del tipus de societat ni de democràcia que defenso. Només dir que votem en referèndum què es vol, pero basta ja de tants tòpics tipus “a espanya hi molts fatxes” i per això no hi ha res a fer i el millor es marxar.
Basta ja de dir que a Espanya son tots fatxes. Mire’m també a prop nostre, perque a Catalunya n’hi ha també molts; que es creuen que no ho son i ho son igual o mes que tants i tants fatxes il.lustres espanyols. Per a mi fatxa no es questió d’una persona que agafa una bandera en concret (espanyola), sino que es una persona intolerant amb les diferències, que precisament construeix la seva identitat a partir de la diferència amb els que no es senten com ells (curiosa paradoxa), i que viu de la reacció i l’enfrontament.
Sigui a Catalunya o a Espanya, trobem un punt de convivència a on les banderes puguin conviure sense estar en permanent lluita i a on poguem parlar de coses realment importants per la vida de les persones.
I enhorabona un altre cop Jordi per tenir un blog (m’agrada mes amb g encara que penso que es incorrecte;) a on un sent que pot opinar lliurement.
Salut!

23 09 2013
jordiarmadans

Hola!
Gràcies per la teva reflexió.
Comparteixo plenament que ser ‘fatxa’ no s’ha d’associar en cap cas a allo ‘espanyol’. Malauradament, a tots els països del món -i, és clar, també a Catalunya- hi ha gent que promou ideologies totalitàries i intolerants.
Personalment, mai m’he sentit nacionalista per tant, comparteixo la fredor que expresses amb el nacionalisme.
Matisaria però que l’única manera coherent d’oposar-se en clau solidària i mundialista a la creació d’un nou estat (sempre que sigui democràtic, és clar) és treballant activament per la desaparició dels estats existents. Altrament, qüestionar que Catalunya (o Escòcia, o Euskadi, o Kurdistan, etc.) hagin de tenir Estat però no qüestionar els Estats existents seria fer una classificació entre països de primera (els que tenen dret a tenir Estat) i els de segona (els que no tenen dret a tenir-te).
Sort!

19 09 2013
Pepe Lozano

Gràcies pel post, Jordi. Moltes opinions i una Catalunya bullint. Jo no m’he definit encara però tots els últims esdeveniments m’estàn acostant al separatisme. Com Cristina, soc el primer català d’uns arrels de Córdoba. Aquí la meva opinió: http://implantadococlear.blogspot.com.es/2013/09/dia-1702-rencores-lejanos.html

23 09 2013
jordiarmadans

Gràcies Pepe per comentar i gràcies per enviar-me el teu post.
Vagi bé!

20 09 2013
Jordi BCN

Jordi, encantat d’haver-te conegut i et felicito pel relat molt didáctic de la situació actual al pais.
Sóc nascut a Barcelona però tinc ascesdència aragonesa i de la plana (com diu el mestre Puyal). Catalunya està formada per un crisol de persones que hi viuen on una gran part tenim llaços amb altres terres més enllà de l’Ebre.

Em permeto copiar l’opinió que vaig publicar al respecte del moment polític que vivim…

Desde mi punto de vista, la situación se ha ido calentando dia a dia, mes a mes y año a año, por la ineptitud de nuestros dirigentes políticos. De todos. No excluyo a ninguno. De ellos, no me merece confianza ninguno…

La situación se ha ido enquistando, empeorando, con decisiones al menos discutibles desde el ámbito jurídico, político, etc… además la crisis ha hecho estragos con recortes salvajes que perjudican especialmente a la clase media y media-baja

Por otra parte, puede decirse que la totalidad de las personas participantes en el 11 de septiembre del 2012 y 2013 son todas independentistas, a pesar de los lemas de las manifestaciones? Estimo que no…
Pero está muy claro que el sentimiento de muchas personas se ha radicalizado por ambos extremos….

Las personas que tenían sentimientos nacionalistas, han incluido el independentismo entre sus ideales, arrastrando o siendo arrastradas por la juventud que continúa siendo el motor de los cambios sociales.

Las personas que tenían sentimientos no nacionalistas (más de ideario de los grandes partidos españoles) se han visto inducidas por el rechazo contundente de una gran parte de la sociedad española, la cual expresa sus argumentos apocalípticos en el caso hipotético que Catalunya se independizara.

Todo ello donde nos conduce?

Lo más lógico es que los políticos hablen, pacten, encuentren fórmulas tendentes a acuerdos entre ambas partes, cediendo en sus argumentos… pero como decía antes, no me inspiran confianza.
Tenemos los políticos que tenemos (actuales y anteriores).

Sinceramente espero que el seny català luzca de nuevo… y no se lleve a cabo acciones que supongan enfrentamientos casi definitivos (como podría ser las elecciones plebiscitarias).

23 09 2013
jordiarmadans

hola jordi,
gràcies per la teva aportació.
Estic convençut que, sigui el que sigui i passi el que passi, les capacitats de diàleg, reflexió i discrepància civilitzada s’han d’activar més que mai. Entre la classe política, la periodística i, sobretot, entre la gent del carrer.

4 01 2014
Joan Coll

Amb el que s’ha engegat a la societat i a las accions politiques que es duen a terme, tenen que arribar de mica en mica totes las accions previstas… o sia un repartiment dels bens i deutes.
Si el Govern espanyol no hi entre.. doncs mira el 100% del deute per ells, a veure com el paguen sense Catalunya .
A per cert, crec que no ens cal que ens donin la part de las armas del exercit que ens pertoca. Nosaltres ja ens el farem (el exercit) petit i ben parit

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s




%d bloggers like this: